Saltar al contenido

Cómo guardar Cebolla Caramelizada para que no se ponga mala

4 octubre, 2018
Cebolla Caramelizada

La cebolla caramelizada es un complemento muy utilizado en la cocina para potenciar el sabor del foie, patés o quesos, entre otros.

Es habitual que, cuando encontramos una receta de cebolla caramelizada buena, aprovechemos y hagamos para que sobre. De ahí el interés de encontrar una buena forma para guardar la cebolla Caramelizada y evitar, con ello, que se ponga mala.

Dejar enfriar

Para tener una buena conservación, lo primero que debemos hacer es dejar enfriar bien la cebolla caramelizada antes de proceder a su conservación. Precipitarnos en su conservación puede tener un efecto contrario y favorecer que los microorganismos echen a perder nuestra cebolla caramelizada.

Mejor dejarla enfriar hasta 5 ó 6 horas para asegurar que está en la temperatura ambiente perfecta.

Métela en un bote, si es de cristal mejor

Una vez bien fría la metemos en un bote de cristal que tengamos. Los botes de cristal son muy buenos para conservar este tipo de productos porque son lisos y apenas contienen poros. Ello ayuda a que los microorganismos no tengan donde refugiarse y multiplicarse fácilmente.

Lógicamente, si no tenemos un bote de cristal, podemos utilizar un tupper de plástico o algún recipiente similar.

Antes de taparla cúbrela con film transparente

Corta con un cuchillo un trozo de papel film transparente y cubre la cebolla caramelizada completamente. Esto disminuirá la cantidad de oxígeno disponible evitando la propagación de muchos microorganismos.

Tapa el bote y a la nevera

Una vez realizado lo anterior, tapa el bote o tupper y guárdalo en la nevera. Asegúrate de que esté bien cerrado.

¿Cuánto dura la cebolla caramelizada en la nevera?

Pues en principio, su alto contenido en azúcar dificulta que los microorganismos crezcan en su interior. El azúcar, en definitiva, tiene un alto efecto conservante. No obstante no es imposible.

En general suele conservarse sin ningún tipo de problema en la envera entre 7 y 10 días. Pasado este tiempo lo recomendable es volver a cocinar cebolla caramelizada y hacer una nueva conservación.

Lógicamente, si observas algún tipo de aspecto extraño o una textura distinta a cuando la preparaste, lo recomendable es que no la tomes y la tires a la basura.