Saltar al contenido

Cómo guardar el queso fresco para que dure más

13 julio, 2019
Queso Fresco

El queso es un alimento muy apreciado por muchísimas personas. Nos aporta muchísimos beneficios para la salud y su sabor es un verdadero deleite, tanto para los pequeños como para los adultos. Ideal para una gran variedad de platos como acompañante en los guisos, panes, pastas, etc.

Para seguir disfrutando de su sabor en todas las recetas, debemos seguir una serie de tips que nos permitirán sacar partido a este delicioso manjar. El queso fresco es exquisito, pero es muy diferente a los demás quesos, debido a que no ha sido sometido a el proceso de gestación y curación, por lo que su tiempo de mantenimiento es más corto. No obstante, en este artículo hablaremos de algunos consejos para su conservación.

Consejos para guardar queso fresco

  • Guarda el queso en la nevera. Aunque se puede decir que el queso es el resultado de la leche fermentada, lo cierto es que dejarlo afuera del frigorífico no es buena idea. El color, y sabor cambian dramáticamente, por lo tanto, la mejor decisión en mantenerlo en un lugar frío.
  • No congeles el quesoAunque deseamos mantenerlo lo más frío posible para que el proceso de fermentación se ralentice, no debemos abusar de la temperatura. Al congelarlo eliminamos sus propiedades, además que su sabor y textura será muy distinta, nada placentera.
  • No compres en gran cantidad. El queso blando es muy rico, pero debido a que dispone de un alto contenido en agua, favorece el crecimiento de bacterias, de modo que debe consumirse lo más pronto posible. Lo mejor es comprar en pequeñas cantidades, así nos aseguramos de consumir el queso fresco.
  • No guardes el queso en plástico. Con el paso de los días el queso absorbe los olores del envase, de modo que el sabor será distinto. Además, el queso requiere de aire y humedad, por lo tanto, es mejor dejarlo expuestosobre papel para quesos o papel de aluminio.
  • Identifica los quesos. Podemos utilizar distintas etiquetas para identificar cada queso de nuestro congelador. También sería práctico indicar la fecha en que lo almacenamos. Esto nos permitirá tener un verdadero control de la calidad y frescura de nuestros quesos.

Ahora que ya conocemos la forma correcta de guardar el queso, podemos disfrutar al máximo de su sabor y aroma en nuestras recetas favoritas. Además, podemos ahorrarnos muchos disgustos, ya que podemos tomar las previsiones para no generar ninguna pérdida de este riquísimo alimento. Ahora sí estamos preparados para ofrecerle lo mejor a nuestra familia, seguro recibiremos muchos halagos por nuestros platos.